domingo, 21 de julio de 2019

Medievo en LAGRASSE, deporte en LA NAUTIQUE y paseo bajo los fuegos artificiales en NARBONNE


__________

Día 6. Domingo 14.07.19
VIAJE DE VERANO. JULIO 2019
LAGRASSE - LA NAUTIQUE - NARBONNE
( km 1421 - km 1467 - km.        )
__________

La noche en el área de LAGRASSE fue silenciosa y tranquila. 


   Cuenta con vaciado de negras y grises y llenado. Por sólo 8€, nos ha encantado pues está a tan sólo unos metros de un pueblo que merece la pena visitar. 


   Ya habíamos visto ayer que la oficina de turismo no abre los domingos, así que nos perdimos solos, ligeros y libres por las calles empedradas dando un salto incondicional al pasado y viviendo por unas horas la realidad medieval. El vídeo atrapa ese tiempo. Merece la pena conocer este pueblo inquieto que se cambió a la otra orilla del río y que aún conserva una de las abadías más prósperas y poderosas de aquel entonces, que atraía el agua, explotaba la tierra y animaba al pueblo que se desarrollaba a su alrededor. 


   Cuando entramos en la iglesia de LAGRASSE, sentimos una sorpresa inesperada. Inmensa y delicada, con frescos cubriendo sus paredes, con mármol y un suelo que he grabado en mi retina para siempre pues la combinación de colores, los brillos elegantes y serenos de los dorados, las lámparas suspendidas de las bóvedas... todo ello me llevó de nuevo a Italia. 


   Seguimos callejeando, disfrutando de cada rincón, de las fachadas y de sus agradables lugareños que sonrientes declinan un “bonjour” ante la atenta mirada de los turistas. 
Y... atravesando el puente viejo, llegamos a la ABADÍA. Tras la Revolución Francesa hubo de ser dividida en dos pues ello haría más fácil su venta. Nosotros visitamos la que es conocida como la “parte pública” y que hoy en día pertenece al Consejo General de la provincia del Aude. El precio para un adulto es de 5€. La parte privada en la que viven los monjes abre a las 15h. 
Hemos tratado de recoger la visita en el vídeo que aparece a continuación. ¡Qué lugar tan maravilloso para vivir!


Como curiosidades históricas, apuntamos estas dos :
  •  Los arqueólogos han descubierto una canalización a través de toda la abadía que, como todo s los monasterios contaba con un sistema de agua corriente desde la Edad Media. Por eso, los monjes, excavaron un pequeño canal conocido como béal en occitano. El agua se recogía a unos dos kilómetros de la abadía para conseguir la pendiente suficiente. Béal, de uso público desde entonces, se sigue utilizando para regar lis jardines en verano. 
  • La comida se organizaba según la regla de Saint Benoît: normalmente se hacía una comida principal al final del día de trabajo compuesta por tres platos. El primero solían ser legumbres, como judías o lentejas. Después se pasaba a las proteínas (huevos, pescado o carne de pollo) ¿Y la ternera o el cerdo? La regla prohibía el consumo de carne de cualquier animal cuadrúpedo. Y por último el postre: frutas, miel... Además de esta comida principal, se realizaban dos o tres aperitivos a lo largo del día. 

   Tomamos un pequeño aperitivo mientras se terminaba de hacer la comida. ¡Qué bonito LAGRASSE!
Con todo recogido, aguas vaciadas y depósito lleno, emprendimos rumbo a Narbonne y antes de llegar a esta bonita ciudad fundada por los romanos... un rincón que nadie que viaje en furgoneta, auto o camping car (como dicen aquí) puede perderse... LA NAUTIQUE. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario