sábado, 11 de abril de 2020

Castrelo de Miño. Sobrevolando el inmenso azul.



 

     Desde que alcanzo a recordar, mi madre nos decía: "Fijaos, es inmenso. Sus aguas quietas dibujan uno de los cauces más anchos que hemos visto". 
Así saludábamos al Miño cada vez que lo cruzábamos, cada vez que lo escuchábamos por veces más escandaloso en las corrientes de su afluente el Sil.

   Casi llegando la primavera, el atardecer desde Castrelo deja en mi retina colores tostados, azules, verdes... Pasamos viñedos y puentes y llegamos al PARQUE NÁUTICO. Más de 45.000 metros cuadrados que acogen una gran zona ajardinada con servicios de restaurante, cafetería, albergue, piscina y un club lleno de vida y deporte.



¿Qué tal un vuelo sobre las aguas serenos del Miño?



Deseando te haya gustado, nos vemos en la siguiente publicación.







No hay comentarios:

Publicar un comentario